HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

“Visitando a la Tía María” por el Dr. Neil Tejada

En el Fiscal, me encontré con el Río Tambo, con poca agua hoy, pero con una característica rara, un color amarillento medio “fecal” en sus aguas. Esto lo leí en redes sociales, pero en realidad lo comprobaba ese día directamente.

28 junio 2020
No A Tia María (19) (FILEminimizer)

Con los permisos respectivos, hace unos días pude viajar al Valle de Tambo. “Hermoso pedacito del Cielo” como dice mi familia. Ya en el Fiscal, me encontré con el Río Tambo, con poca agua hoy, pero con una característica rara, un color amarillento medio “fecal” en sus aguas. Esto lo leí en redes sociales, pero en realidad lo comprobaba ese día directamente. Al pasar por el nuevo puente hacia Punta de Bombón la coloración continuaba, aunque con variación del caudal, dado que gran parte de este se va hacia Mollendo canalizado. Pregunte entonces a los agricultores y pobladores del lugar y todos dieron la misma respuesta “es la mina que está en Moquegua”, cuando repregunte si era la misma Mina que ellos rechazan con banderines verdes, me dijeron que era “otra más chica” pero que ya lo venía haciendo varios años y que “estaban seguros que si estos, así contaminaban su río ahora imagínense como se contaminará después” si la gran empresa minera con sede en Ilo entraba al Valle”.

El problema de Tía María en Tambo sigue siendo tan complejo social, económico y políticamente hablando que es muy difícil que en este poco tiempo de gobierno Vizcarrista pueda viabilizarse. No existe la mentada “licencia social” por ningún lado, la torpeza de los propios representantes mineros al acercarse a la población sumado a una desidia gubernamental que seguirá por varios meses más echándole la culpa de todo al COVID, no dejarán salir el proyecto. La contaminación del río hoy es obvia y la nula gestión ambiental no ayuda al ideal minero actual.

La gente está sobreviviendo en el Valle de Tambo, mal que bien vive con lo que obtiene del campo, del mar y del río, acata las ilógicas medidas dictadas por el Gobierno desde un escritorio de Lima, pero igual tiene que salir el domingo a “sacar leche”, a dar de comer a sus animales o a regar si le toco “la mita” o a pescar simplemente frente al hambre que arrecia. “No vive de la Mina”. La contaminación hoy de su Río le preocupa más que la pandemia, no soporta ver un color amarillento en aguas que nunca han tenido esa coloración, peor aún le indigna que las autoridades del Agua y OEFA les hayan dicho a sus Alcaldes que “todo está normal” y que el Río Tambo siempre ha tenido contaminación y hoy no hay mayor diferencia ya que su agua es de categoría 3 o sea para Riego de Vegetales y Bebida de Animales… pese a que gran parte del Valle, todo Mollendo y Matarani beben de la misma, previo esfuerzo titánico de la empresa prestadora por hacerla potable.

Urge que se encuentre la fuente de la contaminación reciente del Río Tambo, ir hasta donde empiezan estos vertimientos ilegales, porque los hay, y una vez ubicados denunciar a los responsables y sancionarlos, sólo así los “tambeños” podría repensar la idea de la convivencia agro-mina en un futuro… sino… “adiós Tía María”.

Dr. Neil Tejada Pacheco
Docente Escuela de Ciencia Política y Gobierno
Facultad de CJyP – UCSM

También te puede interesar