¿Verdad o mentira? Capataz de minera Quellaveco jura haber tomado esta foto y ahora todos tienen miedo a trabajar

3 junio 2019

Un capataz de la mina Quellaveco ha quedado atemorizado luego de ver un ente sobrenatural. Según sus compañeros, el mencionado trabajador fue a la zona de cisternas a realizar una supervisión de rutina cuando observó a una mujer con vestido blanco de aspecto tenebroso. El hombre pidió apoyo por su radio indicando que se sentía mal.

Esta impresionante historia habría ocurrido hoy lunes 03 de junio en el distrito moqueguano de Torata, al promediar las 18.20 horas.

De acuerdo a la información que accedimos con uno de los trabajadores de dicha empresa, en la zona de cisternas antes era un cementerio, sin embargo, debido a las operaciones de Quellaveco, el campo santo tuvo que ser removido hacia otro sector.

Los trabajadores del turno noche, en más de una oportunidad han contado que por el lugar existen bastantes sucesos paranormales, pero ninguno de los ingenieros ha querido tomarlos en serio.

Esta noche cuando un capataz estuvo inspeccionando la zona de cisternas, sintió que su cuerpo se estremecía. Un aire frío comenzó a apoderarse de él. Cuando giró la vista, observó como una mujer de vestido blando y aspecto tétrico avanzaba lentamente. El trabajador extrajo su celular y tomó una foto, antes de sentirse demasiado mal.

Por el radio comunicador se le escucho decir: “Me siento mal, vengan a ayudarme”

Cuando el resto de trabajadores fueron en su apoyo, lo encontraron sentado en la tierra y temblando. Los obreros lo levantaron y tuvieron que reanimarlo con agua mientras era llevado hacia el campamento.

Algunos ingenieros sorprendidos por lo ocurrido – según testimonio de uno de los obreros – ordenaron a todos que se pongan a orar a fin de darse valor para lidiar con el temor de esta aparición sobrenatural.

Desde las 7pm, las labores en esta zona de la mina han quedado paralizadas. Varios trabajadores aseguran que estas apariciones se deben a que antes en la zona existía un cementerio.

Actualmente, el capataz no quiere volver por ese lado, comentan los trabajadores. Se presume que el miedo generado por el capataz ha provocado la histeria colectiva entre el resto del personal.


También te puede interesar