HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

Una huella histórica que podría perderse

3 febrero 2014
image_content_high_45444462_20140202114645

En el distrito de Santa Rita de Siguas se encuentra el Gross Munsa, uno de los valiosos restos arqueológicos de la Cultura Wari. Sin embargo, a pesar de su importancia en la historia y en el turismo de nuestro país, este geoglifo es desconocido por gran parte de la población y, lo que es peor, está en peligro.

El Gross Munsa es una figura similar a las líneas de Nazca, que representa una chuspa tejida. Este mide 50 metros de largo por 25 de ancho y fue descubierto por el historiador arequipeño Eloy Linares Málaga, en el año 1976.

A pesar de haber sido encontrado hace 37 años, este geoglifo no recibe protección alguna por el Gobierno Regional de Arequipa o el Ministerio de Cultura.

Muestra de ello son los daños que se han registrado en la zona durante los últimos años, donde se pueden observar huellas e inscripciones que habrían sido realizadas por estudiantes.

INICIATIVA. Ante este problema, el ciudadano alemán Lothar Kindereit, quien quedó deslumbrado por la belleza del Gross Munsa en el año 1980, fecha en que lo vio por primera vez, inició un proyecto para conservar y proteger este importante legado y declararlo como Patrimonio Cultural.

Es así que, durante los meses de agosto y septiembre desarrolló la campaña «¡Conserve los hallazgos de la Cultura Wari!», la cual consistió en recolectar firmas.

En total, se lograron obtener 413 rúbricas, entre las cuales figuran las de personajes importantes de Alemania y otros países.

SIN ECO. Lothar Kindereit llevó las 45 listas de firmas a la Dirección Regional de Cultura de Arequipa, donde, lamentablemente, no logró una entrevista con la directora, Julia Barreda.

Sin darse por vencido, el 17 de diciembre del 2013, Kindereit decide enviarle las rúbricas, fotos y una carta explicando los problemas que presenta el Gross Munsa; la cual, hasta el día de hoy, no ha sido respondida.

Algo similar ocurrió el 6 de febrero del 2012, fecha en la cual el ciudadano alemán se reunió con el presidente regional de Arequipa, Juan Manuel Guillén Benavides, quien mostró interés por el geoglifo, y se comprometió a desarrollar un proyecto que haga posible la conservación de la zona y difundir aquel legado histórico. Han pasado casi dos años desde aquella reunión y el Gross Munsa continúa sin protección.

«No estoy reclamándole a Guillén o a la directora (Julia Barreda). Yo respeto porque soy extranjero. Nosotros solo pedimos que hagan algo por la cultura peruana», expresa Lothar Kindereit, quien espera ver pronto al Gross Munsa -o El Manto, como él lo llama- declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Fuente: Correo

También te puede interesar