HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

Sueño de la casa propia es cada día más lejano para familias promedio

10 febrero 2014
mi vivienda

La necesidad de vivienda hace que el mercado inmobiliario de la región siga en franco crecimiento y los precios de las casas y departamentos aumenten al punto de que sean inaccesibles para las familias de los sectores B, C y D.

Según las cifras del Ministerio de Vivienda, en Arequipa, al 2013 se debía tener una demanda de casas y departamentos de 86 mil 817. Para el 2014 esta cifra -según la Gerencia Regional de Vivienda– se redujo a 55 mil.

El «boom» inmobiliario ha causado que en la ciudad surjan proyectos de vivienda en diferentes distritos. En Miraflores, Cayma y Cerro Colorado se nota la mayor oferta.

Los precios oscilan entre los 74 mil y 257 mil 500 soles. La mayoría se financia a través del Nuevo Fondo Mi Vivienda.

A comparación de hace cinco años, estos costos resultan elevados. Antes, un departamento de 80 metros cuadrados en Miraflores, por ejemplo, costaba entre 80 mil y 90 mil soles, dependiendo de su ubicación. Ahora el costo oscila entre los 145 mil y 155 mil soles.

Esta situación provoca que el sueño de la casa propia se vea más lejano para las familias promedio.

Aunque esta situación es minimizada por funcionarios del Ministerio de Vivienda, la realidad demuestra que a una familia con un ingreso promedio de 2 mil soles se le hace prácticamente imposible acceder a un crédito del Nuevo Fondo Mi Vivienda o Hipotecario (ver infografía de simulador).

MÁS LEJANO

Mi Vivienda es un programa estatal creado en 1999. Su finalidad es brindar apoyo a las personas que tienen carga familiar y no cuentan con una vivienda propia.

A lo largo de 15 años, este fondo ha sufrido variaciones. Actualmente se denomina Nuevo Fondo Mi Vivienda y otorga un subsidio de 12 mil 500 soles a las familias que adquieran una casa o departamento que no supere los 185 mil soles (cuando el costo es mayor, el Estado solo otorga un bono de 5 mil soles).

Para calificar en este programa es indispensable que el solicitante no tenga vivienda propia, además de contar con el 10% del valor del inmueble, sustentar ingresos mensuales fijos y calificar en la entidad bancaria que financiará el costo del bien.

Los trabajadores dependientes son los que tienen más posibilidades de acceder al programa, lo que no ocurre con los independientes. Éstos, al no tener un ingreso fijo mensual, no pueden sustentar en papel que tendrán el dinero para pagar una cuota mensual de un crédito bancario, por lo que son descalificados.

Otro de los factores que se toma en cuenta al momento de otorgar un crédito de Mi Vivienda es que el monto de la cuota mensual que pagará el beneficiado con el programa a la entidad bancaria no supere el 30% de su ingreso familiar.

Es decir que si una familia tiene un ingreso mensual de 2 mil soles, solo podrá endeudarse hasta 600 soles por mes.

Basado en los actuales costos del mercado inmobiliario, donde los departamentos y casas tienen un costo promedio de 130 mil soles y la cuota promedio del mes es de 1,100 soles durante 20 años, sería imposible que el trabajador acceda a un crédito de Mi Vivienda o un Hipotecario Tradicional de un Banco.

ALTA DEMANDA

Para el especialista en temas inmobiliarios y apoderado de la constructora Arquithem, John Mesías, Mi Vivienda fue un motor que dinamizó los créditos hipotecarios en la región y el país. Permitió que surgieran proyectos de casas y departamentos, que inicialmente tuvieron costos bajos.

Empero sostiene que la realidad de hace cinco años es diferente a la actual. Los precios en el mercado se han elevado, al punto que se han duplicado los costos.

“El alza en los precios seguirá porque hay demanda, ello hará más lejano que personas de menos recursos accedan al programa. Pero hay que tener en cuenta que Mi Vivienda fue creado para sustentar las necesidades de los sectores A y B. Para el C y D se creó Techo Propio, que no logró tener el mismo impacto de Mi Vivienda”, indica.

Fuente: La República

También te puede interesar