HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

Que lo médico no se supedite a lo político y menos a lo económico

8 julio 2020
foto_0000000120200315122623

Por: Nelly Mendoza Dávila*

 

Hemos superado los 110 días desde que se inició la cuarentena en nuestro país y los resultados son pésimos, son los peores comparados con nuestros vecinos. El problema de la pandemia es fundamentalmente médico, lo cual significa que las medidas que se tomen deben tener fundamentos médicos. Si el problema fuera, por ejemplo un conflicto con un país vecino, quién debe comandar lógicamente tendría que ser un militar. Para tomar las decisiones se tiene que saber que:

 

  1. La infección se transmite con la respiración de las personas o con las gotitas de saliva que expulsan al hablar, al toser o estornudar.

 

  1. La mayoría de personas infectadas no tienen síntomas es decir no tienen molestias pero que son capaces de contagiar desde el primer día de la infección.

 

  1. Aproximadamente un 40% desarrollan la enfermedad y menos del 10% llegan a UCI.

 

  1. La infección es de muy fácil contagio.

 

Entonces, las medidas a tomar tenían y tienen que estar basadas en esos hechos y no en ocurrencias. Lo médico no debe estar supeditado a lo político y mucho menos a intereses económicos. Por ello lo fundamental en este momento es:

 

  1. Detectar a los infectados desde el primer momento, a aquellos que no tienen síntomas para evitar que contagien a los demás. Hasta ahora, no le prestan importancia a este aspecto y eso es lo peor. Las pruebas serológicas (rápidas) en el mejor de los casos detectan la infección cuando la persona cuenta por lo menos con 10 días de enfermedad y lógicamente ya ha contagiado a mucha gente. Al día de hoy no se hace seguimiento de los contactos de los enfermos y por lo tanto siguen contagiando.

 

  1. El distanciamiento de las personas no se maneja con criterios técnicos. Lo primero que se dispuso fue el cierre de mercados y de agencias bancarias, lugares donde precisamente las personas no pueden dejar de acudir por la necesidad de adquirir alimentos y recabar los bonos del gobierno. Los pocos establecimientos que funcionaban, tenían un horario tan restringido que las personas se agolpaban mucho más que en tiempos sin pandemia.

 

  1. Preparación de los establecimientos de salud. No hay una estrategia para la atención en los hospitales. Hoy no existe en varios lugares, un protocolo por si un trabajador de salud resulta enfermo, queda a la deriva y nadie se ocupa de él. Ya pasaron más de 110 días y se siguen levantando estructuras que quedan paralizadas y existen pisos completos dentro de un hospital desocupados mientras la gente está en la intemperie esperando atención y empeorando su situación de salud.

 

  1. Hay un interés exagerado en la adquisición de camas UCI y ventiladores mecánicos como si el adquirirlos fuera suficiente y ellos funcionaran solos.

 

 

Nuestro país sí cumplió la cuarentena decretada cosa que ha sido reconocida por medios internacionales y sobre datos objetivos. Pero no existía en la mente de los responsables absolutamente nada más. Es lamentable que las cosas se hayan hecho y se sigan haciendo sin el más mínimo sustento sanitario, no siendo posible creer que es por falta de conocimientos sino que hasta obliga a pensar que realmente no existe la voluntad de controlar este mal.

 

 

*Dra. Nelly Mendoza Dávila. Médico Intensivista.

También te puede interesar