Presentan a MarsCat, la gata robótica que puede ser juguetona o ignorar a su dueño según cómo la trate

13 enero 2020

Puede caminar, correr, dormir, estirar las patas e incluso enterrar sus propios desechos aunque no los produce, afirman sus creadores. La gata robótica MarsCat ha sido uno de los ‘gadgets’ más tiernos mostrados en la Feria de Electrónica de Consumo CES 2020, que se celebró en Las Vegas entre el 7 y el 11 de enero, y es una acompañante totalmente autónoma y capaz de responder a los contactos táctiles y de voz.

Producto de la ‘startup’ china Elephant Robotics, la felina robótica funciona en base al microordenador Raspberry Pi, inteligencia artificial y distintos sensores, y puede ser programada por su dueño. La campaña de recaudación de fondos en la plataforma Kickstarter para financiar este proyecto, lanzada a finales de diciembre de 2019, ya ha conseguido más de 125.500 dólares, superando la meta inicial de 100.000 dólares.

MarsCat puede percibir a su dueño, oírlo y observarlo, interactuar e incluso jugar haciendo una buena compañía. Tiene seis estados básicos que pueden cambiar en función de cómo se desarrolla el contacto con su humano y puede estar entusiasmada o distante, enérgica o perezosa, social o tímida.

«Si apenas le respondes y tratas de jugar con ella más tarde, puede ignorarte y tienes que complacerla para que se sienta ‘feliz'», señalan los creadores de la primera gata biónica del mundo.

Si bien MarsCat no es el único robot mascota, el precio por la cantidad de funciones avanzadas de las que dispone de momento es el mejor de todas las opciones existentes. En Kickstarter para los primeros patrocinadores con la entrega del producto en marzo de este año se fijó en 649 dólares, subiendo hasta 699 dólares para las entregas en mayo y 749 dólares para julio.

En comparación con el perro robótico Aibo, de Sony, que cuesta 2.899 dólares en Estados Unidos, el gato biónico resulta bastante más asequible. Cuando esté oficialmente a la venta, el precio será de 1.299 dólares, comentaron a The Verge desde Elephant Robotics a finales de diciembre.

También te puede interesar