HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

Platos y tradiciones navideñas en la Arequipa de antaño que han desaparecido

20 diciembre 2013
navidad de Arequipa

Platos y tradiciones en la Arequipa de antaño

Ayer jueves, mientras caminaba por la convulsionada calle Corbacho junto a mi colega de radio Exitosa Miguel Ángel Avendaño, nació la siguiente interrogante: ¿Cómo se festejaba la navidad en la Arequipa de antaño?…un silencio de ignorancia nos invadió a ambos. La memoria es frágil y han transitado tantas generaciones que es comprensible el olvido.

Después de mucho titubear para sacar mi celular – por esto del incremento de los carteristas debido a la temporada de fiestas – llamé a un entrañable amigo, Enrique Ramírez, quien a la actualidad se desempeña como presidente de la Asociación de Historiadores de Arequipa, y como resultado de este dialogo, acá quiero compartirles parte de las vivencias de esas navidades pasadas que de seguro muchos han de recordar, en tanto que otros, se van a sorprender.

Antes, las familias faltando una semana y media, comenzaban los preparativos para armar el niño. Generalmente se sacaban algunas mesas y a modo de graderías ocasionales se distribuía las diversas bolsas de papel de azúcar que eran teñidas con ocre, a fin de dar realismo a la escena del nacimiento. Todo esto, iba cerca de la puerta principal de cada casa.

Posteriormente, a medida que se acercaban los días, los niños en compañía de los padres armaban lo que sería el pesebre del salvador. Y después, el ansiado momento de develar cada figura del nacimiento heredado de generación en generación, se daba. Esto, para las familias tradicionales era un ritual que hermanaba a todos los integrantes de la casa, y si en caso uno de ellos faltara, se esperaba pacientemente a su llegada, salvo que el ausente este de viaje por tierras muy lejanas.

Ya el mismo 24, tras participar de algunos ritos eucarísticos, las familias acostumbraban a preparar ensaladas, porque en la Arequipa de antaño, NO SE COMÍA PAVO, el pavo al horno es más bien una sofisticación de la hogares migrantes. ¿Entonces, qué probaban nuestros abuelos, bisabuelos y tatarabuelos? Para empezar, las mujeres se daban la paciencia de elaborar diversas ensaladas, entre ellas, la extinta ensalada de palta con cebollas y ajos. Otra era la liccha. Y las aun sobrevivientes ensaladas de pallar, de beterraga y también de zanahoria.

Pero el estómago characato siempre ha pedido más que vegetales, por eso, no era de extrañarse, que a lado de cada ensalada sobresalga un delicioso plató de pescado, que en honor a la verdad, por cuestión de alcurnia, muchos solicitaban la exquisita corvina, ¿y si no había? Otro pescado podía reemplazarla y en el peor de los casos se improvisaba algún cordero o chancho al horno.

Ah, ¿Y cómo marinar esos potajes si por estos lares el vinagre no era masivo? El amigo Enrique Ramírez, me recuerda que nuestras abuelas, entendidas en la materia de la buena sazón, sacaban un poco chicha madura de cinco o seis días, y la mezcla adquiría un sabor I-N-O-L-V-I-D-A-B-L-E.

Sin embargo, hay que recordar que la población mistiana de entonces, no es como la de ahora, que espera a la medianoche para iniciar el festín alimenticio. ¡No! En ese entonces, la gente probaba los sagrados alimentos entre las cuatro y seis de la tarde. No antes, no después. Ello por una cuestión lógica. De esta manera se evitaban los cólicos estomacales.

Al día siguiente, unos fabulosos buñuelos de harina con zapallo o camote, más su ración de leche, eran el oasis para el paladar. Por si acaso, el panetón, NO GOBERNABA estas tierras.

A partir del 25 hasta bajada de reyes, diversas pandillas de niños adoradores, con sonajas de chapas en manos, cantaban cada tarde y noche diversos villancicos populares.

Así queridos amigos, se festejaba la navidad en la Arequipa de antaño. Pregunto ¿Cuántos de uds. vivieron las etapas acá descritas?

También te puede interesar