HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

NACIONAL. La semana pasada el Vaticano prohibió a Luis Fernando Figari regresar al Perú

14 febrero 2017
Luis Figari

El fundador del Sodalicio de Vida Cristiana, Luis Fernando Figari, no volverá al Perú (excepto por motivos sumamente graves y siempre con permiso escrito) y será enviado a un lugar de penitencia, donde quedará enclaustrado. Esa ha sido la decisión del Vaticano, comunicada mediante una carta a Alessandro Moroni, actual presidente del Sodalicio.

También se le prohíbe a Figari tener contacto directo o personal con miembros de la comunidad sodálite y conceder entrevistas a los medios de comunicación, ya sea en público o en privado. «Cualquier aclaración, además de participar a cualquier título o por cualquier motivo, en manifestaciones públicas y/o encuentros del Sodalitium Christianae Vitae y de otra persona o institución civil o eclesiástica», asegura el Vaticano.

Claudio Cajina, abogado del Sodalicio, expresó que acatará la orden enviada desde Roma. «Hemos recibido la comunicación del Vaticano y no nos queda más que acatarla, ¿no? Es una decisión de un superior jerárquico de una institución, emitir valoración al respecto no tiene ningún sentido. Las consideraciones del decreto son bastante claras sin considerar que se confirman los abusos de naturaleza sexual, psicológica y física que habría cometido el señor Figari».

El Sodalicio de Vida Cristiana es una sociedad de vida apostólica de derecho pontificio que fue fundado en Lima por Luis Fernando Figari el 8 de diciembre de 1971.

También explicó los criterios que usaron para dar esta orden que hace permanecer a Figari en una sede de retiro, para que rece por su alma. «La evaluación que hizo la Santa Sede la hace sobre la consideración de que los delitos, de acuerdo al derecho canónico, han prescrito. Lo que se le impone son medidas disciplinarias de carácter administrativo. Entendemos que el Vaticano ha tratado de ser lo más severo posible dentro de las posibilidades que tenía».

Palabra de un anterior miembro. El exsodálite José Enrique Escardó fue crítico severo de la decisión y la calificó de «encubrimiento asqueroso». Y fue aún más duro contra la autoridad papal representadas en el papa Francisco I. «Nuevamente no estoy sorprendido. En el caso del Vaticano un encubrimiento asqueroso, repugnante a una persona comprobadamente no pecadora, sino delincuente de una persona que abusó de personas menores de edad.

«Para el Vaticano como eran mayores de 16 años, era un pecado. Y ahora se debe quedar ahora en Roma y hay que rezar por él. Es increíble que el Vaticano solicite al Sodalicio que le dé una vida decorosa a Figari, eso es una vergüenza y cualquier católico debería estar en desacuerdo con esta medida», comentó.

Fuente: RPP

También te puede interesar