La historia de la canción Wish you were here de Pink Floyd

0
225

¡Compartir es demostrar interés!

Después del éxito masivo con el mítico”Dark side of the moon”, Pink Floyd volvían al estudio de grabación , para producír, quizás el disco con más poso de amargura,en toda su carrera , el album fué titulado como la canción protagonista de nuestra sección de hoy, “Wish you were here”.

La totalidad del disco es un homenaje del grupo, a Sid Barrett, primer líder del grupo, y que fue apartado del grupo por Roger Waters, viendo el estado mental en que se encontraba, tras sus abusos con el LSD.

Al parecer el sentido de culpabilidad de Waters, seguía patente años después, y Waters escribió la letra de la canción, tomando notas de un antiguo poema que había escrito, que versó sobre la pérdida de lucidez mental de su compañero y amigo Sid Barrett.

Además, fue novedad, y un caso extrañísimo, la colaboración conjunta entre Waters y David Gilmour para componer el tema, Gilmour sacó el riff de la canción, en los mismos estudios de Abbey Road, en donde estaban grabando el disco.

Por cierto el riff de “Wish you were here”, se parece sospechosamente al tema de Van Morrison,” Almost Independence Day”, que aparece en su disco,”Saint Dominic’s preview”,grabado en 1972 ,tres años antes que “Wish you we here”.

Y por si no fuera poco, en mitad de la grabación del album, apareció en el estudio, un tipo gordo, extraño con la cabeza rapada a quien nadie conocía, hasta que Rogers Waters se dió cuenta de que era un irreconocible Sid Barrett, que llevaba años desaparecido del mundanal ruido, aislado en su psicótica mente alucinada.

Llegaron a entablar una conversación, aunque no muy lógica, y tras pasar un rato en el estudio, desapareció sin dejar rastro, y no lo volverían a ver hasta su muerte, el año 2006.

Este hecho causó un enorme impacto en el grupo, que, aunque ya tenía la mayor parte del material grabado, pero que añadió más aún, algunos guiños de recuerdo, por todas las partes del álbum.
Pero fue con “Wish you were here”, donde más patente quedó, la nostalgia de los tiempos en que Sid Barrett y Roger Waters juntos, vivieron y sintieron las mismas cosas.

El tema, quizás el “single” más claro de toda la discografía de Pink Floyd, se convirtió en una balada semiacústica, emotiva y lastimera, que te emociona cada vez que la escuchas.

OJALÁ QUE ESTUVIERAS AQUÍ

Así que crees que sabes distinguír
el cielo del infierno
El cielo azul del dolor
¿Sabes distinguir un campo verde
de un frío rail de acero?
¿Una sonrisa de un velo?
¿Crees que puedes distinguir?
¿Consiguieron hacerte cambiar
tus héroes por fantasmas?
¿Cenizas ardientes por árboles?
¿Aire caliente por una brisa fresca?
¿Frío confort por un cambio?

Y ¿cambiaste
un papel principal en la guerra
por un papel protagonista en una jaula?

Ojalá, ojalá que estuvieras aquí.
Sólo éramos dos almas perdidas
que nadan en una pecera
año tras año
Corriendo siempre sobre
el mismo camino
¿Qué hemos encontrado?
Los mismos miedos de siempre
Ojalá que estuvieras aquí.