La Filosofía de la Ciencia está de luto: fallece a los cien años Mario Bunge

25 febrero 2020

Fue una centuria de vida dedicada al pensamiento filosófico y el desarrollo del método científico. Desde importantes reconocimientos como el galardón de Comunicación y Humanidades concedido por la Fundación Princesa de Asturias en 1982, hasta una vasta producción académica difundida en las mejores universidades del mundo, Mario Bunge parte de este mundo hoy martes 25 de febrero del 2020 en el centro hospitalario de la Universidad de Montreal, dejando un valioso legado para el pensamiento.

El filósofo argentino residió en Montreal (Canadá), gracias a la cátedra Frothingham de Lógica y Metafísica en la Universidad McGill que ocupó desde 1966, hasta el día de su muerte. De ascendencia alemana y con familia española del País Vasco y de Asturias, Bunge estudió Física y Matemática en la Universidad Nacional de La Plata, carreras que vio truncadas por su compromiso ético y filosófico. Ante la caída de Perón, se reincorporó a la Universidad de Buenos Aires (UBA), siendo nombrado catedrático de Física Teórica y de Filosofía de la Ciencia hasta su éxodo en 1963, pasando por universidades norteamericanas y alemanas hasta instalarse al fin en 1966 en la Universidad McGill de Montreal.

Fue autor de una abundante producción filosófica centrada en la Metodología y Filosofía de la Ciencia. Su formación de corte humanista y filosófico se basó en la lectura de clásicos de la literatura y la filosofía como Hegel, Marx, Freud y Rusell, de los que más tarde se distanciaría. Del medio millar de artículos y centenares de libros publicados destacan entre sus obras en lengua castellana: Teoría y realidad, Filosofía de la física, Epistemología, Materialismo y ciencia, El problema mente-cerebro,Economía y filosofía. Entre 1969 y 1989, Bunge trabajó asimismo en la construcción de un sistema filosófico que abarca la ontología, la semántica, la teoría del conocimiento, la filosofía de la ciencia y la tecnología, la teoría de valores y la ética.

Distinguido con dieciséis doctorados honoris causa y cuatro profesorados honorarios, en 2009 recibió el Guggenheim Fellowship y en 2014 el premio Ludwig von Bertalanffy, después de recibir en 1982 el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en la segunda edición de los galardones que llevaban el título del heredero de la Corona española (desde 2015 conocido como Princesa de Asturias).

Distintos medios e instituciones de envergadura del mundo no tardaron en pronunciarse respecto a su partida. La Universidad de Buenos Aires en su cuenta de Twitter comentó: “Lamentamos el fallecimiento de Mario Bunge. Físico egresado y profesor de Cuántica de nuestra Facultad, ganó reconocimiento mundial por sus trabajos en epistemología”. Por su parte, la UNESCO publicó en su cuenta de la misma red social: “Rendimos homenaje a Mario Bunge, prolífico científico y filósofo argentino, fallecido a los 100 años. Bunge fue maestro e inspiración para toda una generación de investigadores”.

También te puede interesar