Internacional. Niño murió atragantado con una de las doce uvas que se comen por Año Nuevo

0
387

Un niño, de tan solo tres años, murió atragantado tras ingerir una de las doce uvas por las tradicionales celebraciones de Año Nuevo, de acuerdo a información recogida por EFE.

El pequeño, hijo de padres ecuatorianos, perdió la vida esta madrugada en el barrio del Natahoyo (Girón) tras ahogarse con una uva.

Según los primeros informes, el infante fue trasladado de emergencia al hospital de Jove; sin embargo, el niño ya no respiraba al llegar al nosocomio.

En un reciente informe de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), se alertó sobre los peligros de este antiguo ritual por Año Nuevo en los más pequeños.

La entidad médica advirtió que comer uvas enteras —con piel y semillas— es la tercera causa de asfixia en menores de cinco años.

«Esta fruta, por sus cualidades en cuanto a su forma y textura, puede provocar una obstrucción en las vías respiratorias y, si no se actúa de forma rápida, puede llegar a provocar la muerte», asegura el doctor Raimundo Gutiérrez Fonseca, vicesecretario general de la SEORL-CCC.

Por estos peligros, el especialista recomendó modificar la forma de las uvas, cortándolas en varios trozos, quitándole la piel y las pepitas para, así, evitar un episodio de aspiración.