Hallan la forma de revivir el cerebro humano muerto en EE. UU.

0
718

En Estados Unidos, han realizado una serie de exitosos experimentos con sesos de cerdos, los cuales fueron vueltos a la vida mediante máquinas de perfusión, lo que supone un avance clave para la ciencia. En teoría, este mismo método debería ser capaz de irrigar y revivir un cerebro humano, tal como indica el fisiólogo Nenad Sestan.

Sestan y su equipo de investigadores de la Universidad de Yale (EE. UU) han sido los pioneros en devolver la actividad a hemisferios extraídos de cabezas de cerdos.

En las últimas décadas se ha confirmado la gran similitud que existe entre los cerebros de los cerdos y los del Homo sapiens (humano actual). Este factor, sumado a que la tecnología que el grupo de especialistas ha perfeccionado es “de código abierto”, ponen a la ciencia a un paso de lograr este revolucionario avance para la humanidad.

Sin embargo, el equipo de la Universidad de Yale debe probar que, una vez que se replique en experimento en un cerebro humano después de su muerte, no se produzca algún tipo de actividad eléctrica que deje al humano en un estado no deseado.

De acuerdo a las pruebas de laboratorio de la Universidad de Yale, los cerebros de cerdo irrigados después de muertos presentaron una actividad eléctrica de 10 (en la escala del 1 al 100), un nivel que correspondería a un coma profundo. Pero este escenario no es del todo desalentador, pues una investigación reciente ha demostrado que los pacientes en estado de coma son o pueden llegar a ser capaces de comunicarse.

Sestan reveló a The New York Times que la peor situación posible para un cerebro parcialmente devuelto a la vida sería quedarse en una “pesadilla febril”, en la que reviviría permanentemente el momento mismo de su muerte. “No hay entradas, hay salidas. Dentro de tu cerebro, nadie puede oírte gritar”, manifiesta el profesor de neurociencias y genética.

En el caso de los cerdos, este recuerdo se remontaría al momento de su sacrificio. Por ello, el laboratorio les irrigó bloqueadores de canales, que redujeron el acceso de la sangre o sus sustitutos a los vasos que alimentan los hemisferios, lo que aminoró la actividad cerebral.

Problemas éticos por revivir la conciencia

Si bien Nenad Sestan no está seguro de que los cerebros sometidos a perfusión recobren una conciencia real, mantiene las esperanzas de que el método siga progresando. Pero ahora se topa con las barreras éticas

El investigador ha solicitado por eso consejo a varios expertos en esta disciplina filosófica. “Si existe una remota posibilidad de recuperar la conciencia, tienes que detener el experimento”, le respondió el director del Centro Interdisciplinario de Bioética de Yale, Stephen Latham.

Por otro lado, el profesor Hank Greely, de Standford, considera que en un futuro aparecerá alguien con menos escrúpulos morales que Sestan respecto a la experimentación humana y llevará a cabo la perfusión en cerebros humanos, tal vez motivado por una irresistible curiosidad o por dinero.