El nudo del Quipu: Eternidad

7 febrero 2020

Estando en el Coliseo romano, el soldado inclinó su rostro y con una cuchara oxidada desprendió un adoquín del suelo. Luego avanzó unos metros hasta detenerse en uno de sus muros y dijo: “Te llevaste algo de mí. Ahora, yo me llevo algo de ti”. La acción no representaba mayor alarma para la ciudad, pero en el soldado, el universo empezaba a acelerarse. Sus palabras retumbaron en los cielos. El adoquín brillaba entre sus manos como un trofeo. Centurias han transcurrido desde aquel incidente, y mientras el alma del soldado yace sumergida en los pensamientos milenarios que otorga el sueño, los recuerdos y el adoquín permanecen serenos junto a su cuerpo sepultado y hecho polvo.

Autor: Dennis Arias Chávez. 

Escritor arequipeño. Ha publicado los siguientes libros de cuentos: Ciudad Lineal (La Travesía, 2012) y Transmutaciones (Vivir sin enterarse, 2016). Actualmente se desempeña como Coordinador de Investigación de la Universidad Continental, Arequipa.

También te puede interesar