El canto de Mercedes Sosa “más vivo que nunca”

0
109

Al cumplirse 10 años del deceso de Mercedes Sosa, el Centro de las Artes de la Universidad Católica San Pablo (UCSP) ofrecerá un concierto en homenaje a la destacada cantora argentina, figura emblemática no solo de su país sino de todo América Latina porque con su canto difundió el arte y la cultura popular de esta parte del mundo.

La cantante María Emilia Ladrón Guevara Zuzunaga y los músicos José Carlos Guevara Salinas y Dante Morales Mercado han unido su talento para llevar a cabo este concierto el jueves 10 de octubre en el auditorio San Juan Pablo II del campus San Lázaro de la UCSP. La cita es a las 19:30 horas. El ingreso es libre.

Los artistas arequipeños, cuya trayectoria es amplia e incluye escenarios dentro y fuera de Perú, harán un recorrido por algunas de las canciones que forman parte del eterno repertorio de Mercedes Sosa. “Queremos intentar acercarnos humildemente a una pequeña parte de su inconmensurable esencia para así tratar de mantener vivo su legado en el espíritu de los arequipeños”, indicaron.

La directora del Centro de las Artes de la UCSP, Mgtr. Fiorella Quintanilla invitó al público a asistir a este concierto, en especial a los jóvenes, porque así podrán conocer y apreciar el legado de Mercedes Sosa, a quien se le conoció como “La Voz de América Latina”, pues su arte identifica a parte de nuestro continente uniendo la canción, la trova, el cuento y la palabra.

“La Negra” como también se le conoció a la cantora argentina inició su carrera coincidentemente en el mes de octubre. Fue en el año 1950, cuando muy joven, quinceañera participó y ganó en un certamen radial en Tucumán, impulsada por sus amigas, usando el seudónimo de Gladys Osorio. Ese sólo fue el inicio de una vasta trayectoria musical que incluye más de 50 discos y múltiples reconocimientos.

Uno de los mayores aportes de Mercedes Sosa fue el fundar e integrar el Movimiento del Nuevo Cancionero, una corriente renovadora del folklore, que proponía dejar de lado las modas pasajeras, para poner el acento en la vida cotidiana del hombre argentino, con sus alegrías y tristezas, la que luego trascendería a todo América Latina y se mantiene vivo en el tiempo.