HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

AREQUIPA. Dirigente de Ciudad de Dios hace y deshace en obra de Gobierno Regional

8 abril 2014
region

Según audio, Elio Calle Mamani mete a familiares como trabajadores, exige contratación de vehículos y maquinaria y se respalda en memorando del GRA.

El cogobierno entre el Gobierno Regional de Arequipa (GRA) y algunos dirigentes sociales está empezando a degenerar en una suerte de chantajes, imposiciones y presuntos actos de corrupción. Esta tesis lo prueban audios y documentos que comprometen al presidente de la Asociación Urbanizadora Ciudad de Dios, Elio Calle Mamani. En esta urbanización, el GRA ejecuta una obra de agua y desagüe valorizada en S/. 20 millones, partida desembolsada por el Ministerio de Vivienda y que el GRA la hace por administración directa.

La obra beneficiará a 18 mil 500 habitantes del Cono Norte con servicios básicos. Los antecedentes de la ejecución se remiten a un acta de 2009 suscrita entre la asociación de Calle, Construcción Civil y el GRA. En el documento se fija un reparto de los puestos de trabajo. El acuerdo final es que Ciudad de Dios debía proveer con el 65% de mano de obra. Quien toma la decisión de convocar y evaluar al personal es Calle Mamani. De acuerdo a la planilla de trabajadores a la que accedió La República, el dirigente coloca familiares y gente ligada a su entorno. Arnaldo Calle Guerra es su hijo y figura como operario. Los peones César Calle Colque, Zaida Calle Colque y Miguel son familiares directos, al igual que los hermanos Juan y Augusto Guerra Apaza, cuñados del dirigente.

El presidente de Ciudad Dios, en una entrevista telefónica, admitió que su hijo y familiares trabajan en la obra. Aclaró que la ley no lo prohíbe y éstos son socios de Ciudad de Dios. «Ellos forman parte de los 300 guerreros que lucharon por agua y desagüe. Eso no es nepotismo, porque no soy funcionario de la región. Es un reconocimiento a su labor», se defendió. Calle es el amo y señor del 65% de puestos, él decide quién entra y sale. Ese poder le permite manipular a los trabajadores y obligarlos a realizar manifestaciones sociales que incluso interfieren con los horarios de trabajo. Por ejemplo, el 27 de marzo pasado hubo una marcha de Ciudad de Dios contra la municipalidad de Yura en la que participó la gente de Calle. El jefe de Prevención de Conflictos Sociales, Berly Gonzales, dijo que se les descontará por haber abandonado los puestos de trabajo. En un audio de la conversación entre el residente de obra, Jesús Huahuachambi y Calle, éste le increpa por qué no se pagan los cheques de algunos trabajadores. Huahuachambi le responde que las retenciones se hicieron debido a que muchos de estos trabajadores no acreditan su asistencia al centro laboral.

LOS AUDIOS
En la conversación Elio le hace saber que tiene el respaldo de Berly Gonzales y el gerente general Jorge Luis Aguilar. Y efectivamente, Aguilar firmó el 13 de febrero acreditando al dirigente como «coordinador de la obra». En el documento establece que la subgerencia de Ejecución de Proyectos deberá coordinar con él la contratación de dos guardianes. Aunque se aclara que no podrá interferir en cuestiones técnicas.

Con esta credencial, el dirigente se pasea como Pedro en su casa (ver en la página 13 la justificación que hace Aguilar del documento).

El audio también revela cómo Calle no solo impone a los trabajadores. También exige que se tome los servicios de una maquinaria (trompo) que pertenece a uno de los integrantes de su directiva (se cita el apellido de Gutiérrez). De igual forma, reclama para que se siga contratando una camioneta de su propiedad y destinada al traslado de personal y material de construcción. La unidad fue retirada debido a que el Gobierno Regional envió otros vehículos para que la suplan. «Que no se haga el zoncito (en alusión a un funcionario), pregúntale al gerente general, ya está la orden de que se quede el camión, la camioneta, ya está la orden para que entre Gutiérrez y está la orden para que entre el mismo Cárdenas». El diálogo de más de media hora entre el residente designado por el GRA y el dirigente llega a altos niveles de tensión. Calle lo amenaza con hacerle escándalo y paralizar la obra si no accede a sus reclamos. Los aludidos Berly Gonzales y Jorge Aguilar señalaron que nunca conocieron de esta situación y desacreditaron al dirigente prometiendo una investigación sumaria.

Fuente: La República

También te puede interesar