HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

AREQUIPA. A diario dos mujeres se hacen ligar las trompas

1 abril 2014
ligadura de trompas

Esterilización voluntaria. Desde hace tres años se incrementó el número de mujeres que se someten a una intervención para no tener más hijos. La razón, a veces los métodos temporales no funcionan y muchas deben trabajar.

“Al principio tuve miedo”, cuenta Lucía C.V. mientras prepara el desayuno de Juan, su cuarto hijo, y que no estaba planificado. Lucía es profesora, tiene 41 años, y se hizo una ligadura de trompas hace tres años en el hospital Goyeneche para evitar «otra sorpresa».

“Con mi esposo pensamos en tres hijos, pero falló nuestro método y optamos por la ligadura”, dice. En la decisión también influyó la irregularidad que afronta en la menstruación.

La ligadura de trompas es una pequeña incisión que se hace por el ombligo. A través de este tajo se introduce un laparoscopio con los instrumentos quirúrgicos para cortar y atar las trompas de Falopio. Atadas éstas, los óvulos no llegan al útero donde se produce la fecundación.

En 2010, año en que Lucía entró al quirófano, fue uno de los periodos en que más mujeres se sometieron a la Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV). Hubo más de 862 procedimientos según la Gerencia Regional de Salud (Gersa). Su gerente, Hugo Rojas, indica que a diario entre una a dos mujeres se esterilizan.

El tema aún es muy sensible por las denuncias de operaciones forzadas aplicadas durante el fujimorismo, indica Hugo Rojas. En la Ciudad Blanca, entre 1996 y 1998 se realizaron 6 mil 788 AQV, cifra no superada por las operaciones efectuadas en los últimos 10 años. Incluso se ampliaron los establecimientos de Chala (Caravelí), Cotahuasi (Castilla), Acarí (Caravelí), Chivay (Caylloma) y Alto Inclán (Islay) para estas operaciones. Desde el 2000 hubo un paulatino descenso, pero a partir de 2010 se inició un incremento significativo del 53% (ver infografía).

Este repunte, según Ydaluz Velásquez, decana del Colegio de Obstetrices de Arequipa, se debe a que la mujer cumple hasta tres roles. “No solo son madres, trabajan y quieren desarrollarse socialmente”, descifra Velásquez.

En cambio, en el caso de la vasectomía, AQV para varones, sí disminuyó. Velásquez revela que aún hay desinformación, el intervenido teme que la pequeña incisión en el escroto para cortar los conductos seminales repercute en el desenvolvimiento sexual. “Incluso hay mujeres que se hacen las ligaduras por temor a que a sus maridos les pase algo”, sostiene.

PROTOCOLO

El jefe de la Oficina de Coordinación de Prestaciones y Atenciones Primarias de EsSalud, Edy Medina Acosta, aclara que no es política del Ministerio de Salud masificar estos procedimientos. “Tenemos una gama de anticonceptivos temporales disponibles. La esterilización permanente obedece a una decisión voluntaria”, aclara Medina.

El jefe de Planificación Familiar de EsSalud, Enrique Taco, explica que la ligadura de trompas y vasectomías son métodos ambulatorios e irreversibles. “Quienes opten por ellos deben tener como mínimo dos sesiones de orientación y consejería”, refiere Taco.

Según la Norma Técnica de Planificación Familiar, se exige una madurez sólida, que haya logrado el número de hijos deseado, que cuente con estabilidad marital, emocional, y tenga el apoyo de su cónyuge y parientes.

“En caso de retracción, después de aplicarse la AQV, la recanalización, tanto para el varón como para la mujer, es muy complicada”, indica Taco. Medina sostiene que la pareja debe tener plena información y conciencia de su decisión. “Hemos tenido el caso de un varón que después de aplicarse la vasectomía acusó a su mujer de infiel por quedar embarazada. Lo que no había comprendido es que después de la intervención aún tiene esperma en el tracto para 100 eyaculaciones más”, indica Medina.

La otra orilla: la infertilidad

Cientos de mujeres padecen el drama de la infertilidad. Deseosas de ser madres, muchas de ellas enfrentan su impedimento a través de alternativas como la Fecundación In Vitro, técnica por la cual se produce la fecundación del óvulo por espermatozoides fuera del cuerpo de la madre y luego se produce la inseminación.

Para este tipo de reproducción asistida se realiza una serie de análisis a la persona, con una probabilidad promedio de quedar embarazada del 35%.

El tratamiento en los centros de fertilización puede llegar a costar entre 12 a 15 mil soles en la ciudad, mientras que en la capital bordea los 20 mil soles.

Existe un riesgo mínimo de método que podría dar lugar al embarazo.

La mujer o varón puede desistir de la operación en cualquier momento, aunque haya firmado su solicitud.

En las vasectomías es importante el uso del condón post-operatorio, hasta contar con el resultado negativo de espermatograma.

El AQV no está disponible en todos los centros de salud y no todas las personas son candidatas.

Fuente: La República

También te puede interesar