HORARIOS / PROGRAMAS
Contáctanos: [email protected]

Agridulce amor

17 febrero 2020
DSC_0236

Ante el vacío, la espera.

Todos nuestros lectores, o por lo menos la mayoría, han sufrido por amor. Lo tenemos que aceptar. El amor es una sensación que, a pesar de ser frívola para algunos o un milagro para otros, tarde o temprano nos llega, atrapa y escupe como si se tratase de la ballena bíblica de Jonás.

Varios de nuestros escritores favoritos han sido símbolo de la dedicación que puede poner una persona por otra, sin que este amor sea correspondido. Un ejemplo muy cercano es el poeta Mariano Melgar, recordado por ser un intelectual de excelsa reputación, escritor de múltiples yaravíes, fábulas y poemas, entre las que destaca la famosa “A Silvia”, poema escrito a su prima María Santos Corrales, bautizada como Silvia por el poeta. Se sabe que debido a la negativa de sus familiares, esta relación no floreció y, años más tarde, Melgar murió fusilado y Silvia se casó con un médico.

Melgar, como tantos otros escritores y mortales, han sucumbido ante el amor. El amor es como el calor: cuando uno se encuentra frío y desamparado puede recurrir a algún ser querido, pero también debe procurar no quemarse con amores vacíos e ilusiones. Aunque nos resistamos, más temprano que tarde esa ballena bíblica pondrá a prueba nuestra resistencia; el resto ya es una historia que luego pueden compartir.

También te puede interesar